Una reflexión de fin de año.

Unión de Ex-Presos Políticos Cubanos

Unión de Ex-Presos Políticos Cubanos

Despedimos el 2017 con reforzadas posiciones que dan legitimidad y justeza a nuestra larga lucha. Los pasos que en la juventud dimos con el corazón por delante se han ido puliendo en la madurez de los años y en la experiencia aleccionadora de tantas razones acumuladas en 59 años de represión sistemática.

Cuando algunos han creado o seguido esperanzas por caminos torcidos los hemos desaprobado en minoritarias posiciones que luego se han convertido en mayoritarias. Así nos sucedió con el llamado Plebiscito vinculante o las candidaturas a las elecciones del Poder Popular por citar las más recientes. Con profundo dolor contemplamos que nuevas caras que recibimos con entusiasmo creyendo que serían el relevo mostraron después una pérdida de rumbo insospechado y preocupante.

Cuando a finales de la década de 1970 en la era Carter, parte significativa de la oposición en la Isla aceptó la lucha pacífica esgrimiendo el fracaso de 17 años de lucha frontal, entendimos y seguimos creyéndolo así que de esa forma se apagaría el ímpetu con que dignos exponentes de nuestra Nación habían respondido al totalitarismo castrista. Quizás entonces pensamos que debíamos dar una oportunidad a la nueva estrategia sin abrazarla. Hoy a 40 años de esa nueva visión de la lucha no vemos avances concretos en el soñado y único camino hacia la Libertad.

Llegados a esa conclusión nos sentimos bien con los que murieron con méritos probados y alto concepto del deber pensando que la lucha continuaría con nosotros sin dar un paso en falso, en las acciones de sus hermanos y nunca en la mediocridad de calculadores y buscadores de resquicios en el hermetismo funcional de un régimen tiránico.

Nos queda como últimos exponentes, ser voz en la determinación de una generación que se está yendo sin quejas, ni reproches, sin malos sabores, Agradecidos de la oportunidad que la vida nos dio para servir en dignos propósitos. Conforme con nosotros mismos y pidiéndole perdón a nuestros familiares que tanto hicimos sufrir por nuestra verticalidad.

Si es que cabe: FELICIDADES en Navidad y un AÑO NUEVO donde al menos sigamos luchando y soñando con ser libres.

Tomado de “Clarinada”

Órgano de la Unión de Ex-Presos Políticos Cubanos (Zona Norte)

Puedes dejar una respuesta, o trackback una desde su propio sitio.

Deja una respuesta