Inexcusable el próximo viaje de la Liga de Mujeres Votantes de la Florida a Cuba.

Inexcusable sus visitas a Cuba bajo el régimen comunista.

Denominado “Hermanas a Través del Estrecho de la Florida”, la Liga de Mujeres Votantes de la Florida,  “organización ciudadana que batalla desde 1920 para mejorar nuestro gobierno y promover la participación de todos los ciudadanos en las decisiones que impactan sus vidas”, así como “formada del movimiento que aseguró el derecho a votar de las mujeres” se dispone nuevamente a emprender dos viajes a Cuba en este año.

De acuerdo a la información contenida en el website www.thefloridavoter.org/events/sisters-across-the-straits, las delegaciones de la Liga de Mujeres Votantes de la Florida tienen planeado reunirse con miembros de la Federación de Mujeres Cubanas –órgano oficial del régimen castrista- para “participar en un ‘diálogo’ honesto de investigación sobre el rol de la mujer en la sociedad cubana y explorar las diferencias y similitudes entre los dos países”. Dicha información agrega que “el objetivo es terminar con las décadas de aislamiento mediante el mejoramiento de relaciones y comprensión entre los dos países” y destaca que “estos viajes son idea original de la Directora de la Liga y ex representante estatal Annie Betancourt, que ha llevado diez delegaciones de la Liga a Cuba desde el 2011”. El costo de cada uno de estos viajes de seis días a la Isla es de $2,700 si se paga por cheque y de $2,800 si se paga con tarjeta de crédito.

La periodista Fabiola Santiago, del Miami Herald, escribió un excelente artículo titulado “Otra historia de absurdos entre EEUU y Cuba”, que fue publicado en las páginas del periódico el pasado lunes 16 de septiembre de 2013. “Que una organización de Estados Unidos que incluye la palabra ‘votantes’ en su nombre sea ‘hermana’ de una organización clave para mantener una dictadura y ayudar a aplastar cualquier oportunidad de una elección democrática en Cuba es de por sí suficientemente indignante. Pero cuando yo menciono el tema de las Damas de Blanco –quienes son golpeadas casi todos los domingos en ciudades a lo largo de toda la isla desde que regresaron de viajes por Estados Unidos y Europa para denunciar abusos –Betancourt me dice que esas mujeres abusadas no están en la agenda de la organización de la Florida”, escribió con justa indignación la periodista en su columna.

Si “La Liga cree que el avance y empoderamiento de la mujer es fundamental para alcanzar la paz y la prosperidad”, como establece en su material informativo, entonces resulta una incongruencia injustificable que elijan reunirse con un grupo –la Federación de Mujeres Cubanas- notorio por representar al régimen totalitario y represivo responsable por las violaciones sistemáticas de los derechos humanos a mujeres que defienden cívicamente las libertades elementales de los ciudadanos de su país –incluyendo el derecho a votar en elecciones libres, democráticas y pluripartidistas. Si de apego a su mandato se trata, la Liga debería alzar su voz para denunciar enérgicamente las golpizas, vejaciones, represión, hostigamiento, abusos, detenciones y encarcelamientos desatados contra mujeres cubanas integrantes de Las Damas de Blanco; para reclamar la libertad de Sonia Garro, encarcelada arbitrariamente sin juicio desde el 2012; para solidarizarse con Damaris Moya Portieles, golpeada por las autoridades, cuya vivienda fue allanada y cuyos hijos –una niña de seis años y un niño de dos años- fueron amenazados incluso con violar a la pequeña; para respaldar a Yris Pérez Aguilera, a quién las autoridades han golpeado hasta dejar inconsciente en el pavimento; para apoyar a Ofelia Acevedo, viuda de Oswaldo Payá Sardiñas, quién falleciera junto a Harold Cepero en un supuesto “accidente” vehicular, quién clama por una investigación internacional independiente; para potenciar a otras muchas mujeres cubanas que aspiran alcanzar una Cuba igual de libre que los Estados Unidos y el Estado de la Florida.

Por último, La Liga de Mujeres Votantes de la Florida ha escogido llegar a Cuba en su primer viaje de la temporada de otoño el próximo 14 de octubre, día en que se cumple un aniversario más de la trágica, repentina e inesperada muerte de Laura Pollán –quién fuera fundadora y líder de las Damas de Blanco- bajo extrañas circunstancias y celosa vigilancia por parte de los agentes de Seguridad del Estado en el hospital donde falleció, y donde apenas dejaron las autoridades que su familia estuviese con ella.

¡Inexcusable!

 

 

 

Puedes dejar una respuesta, o trackback una desde su propio sitio.

Deja una respuesta